Sabías que para producir 1000 kg (400 resmas) de hojas de papel de talan al año entre 6 y 9 árboles adultos. Todo para ser utilizado en diferentes propósitos como libros, revistas, y lo más común en las impresiones diarias de una empresa. Anualmente las empresas consumen 115 mil millones de hojas; dando como media que por persona se consumen aproximadamente 48 Kg en un año.

Si bien es conocido que el papel reciclado es una metodología utilizada para evitar altos consumos de hojas blancas. No es una medida que adopten muchas empresas, ya bien sea porque no aceptan el implementar el uso del papel reciclado o solo porque sus actividades diarias no admiten este tipo de usos del papel.

Existen en el mercado alternativas que evitan la tala de árboles, esto con la finalidad de no destruir la selva, dañar ecosistemas, minimizar los efectos de gases invernadero, entre otros impactos; todo esto con un papel que cuenta con alta calidad en el mercado para los diferentes usos como impresión, fotocopiado y escritura.

El papel Reprograf es líder en el mercado, porque tiene como origen el bagazo de caña de azúcar, es decir, proviene de un producto agroindustrial previo, por lo que se considera un residuo de un proceso productivo. Por lo que es aprovechado dado sus cortos periodos de renovación y disponibilidad.

Esta marca específica de hojas blancas ha sido formulado para ser compatible con todas las tecnologías de impresión que se ofrecen en el mercado. Su contenido de carga mineral, humedad, tipo de fibra, entre otras propiedades, permiten un desempeño óptimo que evita atascamientos, desprendimiento de tinta, deformaciones y demás problemas. Dando una excelente confiabilidad, calidad en documentos y su perdurabilidad en el tiempo.